11 Tipos de contenidos que tu estrategia de marketing necesita

Contenido del artículo

El marketing de contenidos forma parte de una buena estrategia para hacer crecer tu negocio. El objetivo es crear y compartir contenido y así potenciar tus objetivos comerciales. Sin embargo, no todo se limita a publicar en el blog y las redes sociales, ni a utilizar solo texto y fotos. ¿Cuáles son los tipos de contenidos que forman parte de una buena estrategia de marketing digital?

La importancia de utilizar diferentes tipos de contenidos

Lo primero que tenemos que decirte es que los tipos de contenidos que utilices dependerán de tu público objetivo, así como de lo que quieres conseguir a nivel comercial. Limitarse a crear un único tipo de contenido hace que solo puedas llegar a los usuarios que consumen, en específico, esos contenidos, como pueden ser las redes sociales. Y es que, aunque el marketing en redes es fundamental hoy en día, no es la única forma de llegar a tu público.

Los tipos de contenidos pueden usarse en las redes sociales o el blog

La estrategia de contenidos tampoco es exclusiva de las entradas en un blog. Ten en cuenta que solo los usuarios que prefieren leer estos textos serán quienes consuman el contenido. El abanico de posibilidades es bastante amplio si quieres crear contenidos y alcanzar a más usuarios que, a la larga, se podrían convertirse en clientes y recomendarte a más personas.

Una estrategia de marketing de contenidos te permite ampliar la audiencia, a la vez que alcanzas objetivos concretos. También te permite definir métricas claras y crear procesos para mejorar. No basta con crear contenido de calidad cosa que, por supuesto, es fundamental. ¡Es necesario diversificar! No te centres solo en publicaciones para redes sociales ni entradas en el blog. ¡Existen muchos otros tipos de contenidos digitales!

Los tipos de contenidos más eficaces

Te lo recordamos: Crea contenido que sea de la más alta calidad, utiliza gran cantidad de recursos, pero, más importante, conoce a tu público objetivo y a tu competencia. Estos son los pilares para hacer que tu estrategia sea eficaz.

Publicaciones en el blog

Este es, probablemente, uno de los tipos de contenidos más conocidos y utilizados. Publicar en el blog es una buena manera de conectar con la audiencia, aportar información valiosa y generar conciencia de marca, a la vez que consigues posicionarte en los principales motores de búsqueda.

Lo mejor de las entradas de un blog es que puedes extenderte ampliamente, cosa que no puedes ni debes hacer en las redes sociales. Eso sí, la redacción debe ser de calidad y tirando de recursos como imágenes, vídeos, infografías y tablas para hacer que el texto no sea plano, sino que resulte visualmente atractivo para el usuario. Recuerda que para redactar una publicación es fundamental hacer una búsqueda de palabras clave que son las que te ayudarán a posicionar el SEO.

La redacción debe ser fluida, natural y cercana, pero siempre manteniendo la profesionalidad, aunque esto depende también del tipo de negocio. No es lo mismo llevar un blog de marketing, sobre historia o de temas legales. No olvides tampoco, insertar la keyword principal y relacionadas a lo largo de la redacción, pero sin que suene forzado y, por supuesto, no dejes de lado el linking interno.

¿Cuándo publicar en el blog? Estos contenidos se utilizan para educar y ayudar al lector a resolver dudas o informarse sobre un tema en concreto. Lo primero es identificar lo que tu público está buscando (intención de búsqueda) y escribir alrededor de ese objetivo.

Las entradas en el blog posicionan el SEO y crean confianza en el usuario

Infografías

Las infografías son un recurso muy eficaz, a la vez que complejo. Resulta fundamental que un experto sea quien se encargue de diseñar una infografía. ¿Por qué? Porque se debe mostrar información compleja en un formato simple y atractivo visualmente. Las infografías pueden incluirse en las landing pages, las páginas pilar, formar parte de una entrada del blog, pero también es posible colgarlas en las redes sociales.

Ten en cuenta que la infografía sustituye a un texto muy denso y se ayuda de imágenes, gráficos, cuadros y definiciones muy simplificadas. Su objetivo es, al igual que el de una entrada del blog, educar al usuario sobre un tema específico. Como consejo, no utilices infografías para todo, sino a manera de complemento. Si, por ejemplo, vas a escribir diversos contenidos sobre marketing, la infografía es una buena manera de introducir al usuario en el tema, condensando la información más relevante. Y, en torno a la infografía, desarrollar más contenido en el blog, las redes, etcétera.

Vídeos, uno de los tipos de contenidos que más se consumen

Los vídeos son muy populares porque te permiten conectar con la audiencia por completo. Los vídeos pueden colgarse en el blog, ya sea por sí solos o como complemento a una entrada, pero también es posible publicarlos en redes sociales, incluyendo YouTube. ¿Pero por qué utilizar vídeos?

Los vídeos te hacen más cercano a tu público objetivo y, además, te permiten conectar con una audiencia muy diferente a la que prefiere los contenidos escritos. La peculiaridad de los vídeos es que, siempre que sean atractivos, el usuario se quedará viéndolo hasta el final. Dependiendo de tu tipo de negocio y el público objetivo, la duración y contenido de los vídeos puede variar.

La narración debe ser dinámica y es importante que el vídeo cuente con elementos atractivos. Puedes usar este recurso para educar sobre un tema, demostrar cómo hacer algo, dar instrucciones sobre un producto, etcétera.

Pódcast

Los pódcast son uno de los tipos de contenidos que más popularidad ha ganado en los últimos años. Son el mejor recurso para los usuarios que están en movimiento y que quieren estar siempre bien informados sobre un tema en concreto. Un buen pódcast fomenta la conexión con los oyentes, muestra empatía, cercanía y autenticidad, además, también te permite demostrar un liderazgo intelectual sobre el tema que trates.

Los pódcast son un tipo de contenidos que permite hacer entrevistas a expertos

¿Sabías que cada vez más gente consume este tipo de contenido? Personas que van al gimnasio, que salen a correr, que teletrabajan; es el recurso preferido de los que van en el metro o andando por la calle. Lo mejor de un pódcast es que no solo tienes que hablar tú. Puedes montar tertulias con otros expertos en la materia o hacer entrevistas. La red más eficaz para colgar tus pódcast es Spotify, ¡Tiene más de 551 millones de usuarios activos al mes!

Redes sociales, clave en el marketing de contenidos

Las redes sociales forman parte esencial de una estrategia de marketing de contenidos, pues permiten interactuar directamente con la audiencia. Es fundamental conocer el algoritmo de las redes sociales para poder cumplir tus objetivos porque no todas las redes funcionan igual.

No nos vamos a extender mucho en este apartado. Lo más importante es crear contenido de calidad y que sea visualmente atractivo para el usuario: vídeos, imágenes o texto breve. Recuerda que no es suficiente con crear el contenido, también es importante promocionarlo para que pueda llegar a más usuarios. Por último, no dejes de lado las herramientas de gestión de redes sociales para que las publicaciones sean constantes. Estas herramientas también te permitirán medir las interacciones del público y el alcance de tu página.

Tipos de contenidos digitales: Los libros electrónicos

Los e-book o libros electrónicos son un recurso poco utilizado, pero que te invitamos a probar. Se trata de libros digitales de formato largo que suelen ofrecerse a modo de contenido privado, generalmente después de una suscripción a la página o la newsletter.

Un libro electrónico ofrece información detallada y completa sobre un tema específico y, como ya adelantábamos, se ofrecen a cambio de información personal como puede ser el email. El e-book debe ser de calidad y mostrar información muy completa, cosa que requiere tiempo y experiencia.

Casos de estudio

Los casos de estudio son parte de una buena estrategia de marketing de contenidos porque ofrecen ejemplos de la vida real. Por ejemplo, cómo tu negocio ha ayudado a los clientes. Este recurso genera confianza porque permite demostrar resultados tangibles, algo que se conoce como prueba social. ¡Utilízalo si quieres conseguir potenciales clientes! Los casos de estudio se presentan a través de narraciones atractivas y experiencias de clientes que puedan verificarse. Es decir, no contrates a una persona ni hagas un montaje «mentira» porque, a la larga, parece falso.

Utiliza memes

Hace años que los memes son muy populares entre los usuarios y se presentan en formato de imágenes, vídeos o textos. Su objetivo es transmitir humor sobre eventos o ideas de relevancia cultural. Los memes son pieza clave en una estrategia de marketing de contenidos porque son fácilmente identificables, simples y fáciles de compartir. Puedes utilizarlos dentro de tu publicación en el blog, pero también en las redes sociales, cosa que aumenta las interacciones con la audiencia.

Contenido generado por el usuario o CGU

El contenido generado por el usuario es creado y compartido por los clientes, es decir, es contenido que tú no tienes que generar. ¿Por qué utilizarlo? Porque te permite impulsar el conocimiento de tu marca, aprovechando la experiencia de tus clientes. Es algo muy parecido a los casos de estudio, pero, en este caso, es el propio usuario quien se encarga de generar el contenido, reflejando sus pensamientos, ideas o experiencias con respecto a la marca.

El unboxing es uno de los tipos de contenidos generados por el usuario

La forma más fácil de crear CGU es a través de los testimonios. Se trata de declaraciones positivas que aportan los clientes satisfechos y que puedes insertar en tu página principal. Dentro del CGU también se encuentran:

  • Reseñas y comentarios.
  • Publicaciones en el blog sobre el negocio.
  • Discusiones en un foro.
  • Publicaciones en redes sociales.
  • Hashtags en redes.
  • Vídeos de unboxing (cuando el usuario abre un paquete con tus productos y lo cuelga en las redes).

Boletines uno de los tipos de contenidos más relevantes

Los boletines se dirigen a un público específico, generalmente es para los usuarios que se han suscrito a tu web. Se trata de enviar comunicaciones periódicas y que aporten información relevante, actualizaciones noticias o contenido valioso. De hecho, a través de los boletines es posible compartir material como los e-book e incluso, ofrecer cupones de descuento.

La redacción del boletín es muy importante: debe ser de calidad, clara y precisa, sin extenderte demasiado. ¿Por qué utilizarlos? No solo forman parte de una estrategia de email marketing, sino que también permiten una comunicación directa y cercana entre tu marca y el cliente. Es muy importante incluir llamadas a la acción o CTA en los boletines, así como enlaces a otro contenido de tu web para generar conversiones.

Herramientas gratuitas para los clientes

Una forma de llegar a tus clientes es ofreciendo herramientas gratuitas o que sean descargables. Este es el caso de los e-books, pero también se extiende a plantillas como calendarios, ejemplos de contratos, etcétera. Dentro de las herramientas gratuitas puedes ofrecer calculadoras o simuladores, algo que te viene bien si tus clientes necesitan, por ejemplo, hacer una simulación de un préstamo, una hipoteca o una factura de la luz. Incluso, hay páginas especializadas en materiales industriales que ofrecen calculadoras para determinar cuánto material se necesita comprar para fabricar una pieza de metal. ¡Las posibilidades son infinitas!

guías | trucos | consejos

Otros artículos del Blog

Deja un comentario

Análisis gratuito

Si tu negocio tiene una facturación superior a 200k al año, ¡podemos ayudarte!
Analizamos tu negocio o proyecto y te indicamos los puntos de mejora. ¿Empezamos?

× ¿Te ayudamos?